martes, 11 de septiembre de 2018

martes, 28 de agosto de 2018

jueves, 23 de agosto de 2018

Te quiero

Te quiero
no porque he aprendido a decírtelo,
no porque el corazón me sugiera esta palabra,
tampoco porque la fe me haga creer que eres amor,
ni siquiera solamente porque has muerto por mí.

Te quiero
porque has entrado en mi vida
más que el aire en mis pulmones,
más que la sangre en mis venas.

Has entrado donde nadie podía entrar,
cuando nadie podía ayudarme,
cada vez que nadie podía consolarme.
Todos los días te he hablado.
Todas las horas te he mirado,
y en tu rostro he leído la respuesta,
en tus palabras la explicación,
en tu amor la solución.

Te quiero
porque durante muchos años has vivido conmigo
y yo he vivido de ti.
He bebido de tu ley
y no me había dado cuenta de ello.
Me he nutrido de ella, me he robustecido,
me he repuesto,
pero lo ignoraba,
como el niño que bebe de la madre
y todavía no sabe llamarla
con ese dulce nombre.

Concédeme estarte agradecida
–al menos un poco–
durante el tiempo que me queda,
por este amor que has derramado en mí
y que me ha obligado a decirte:
te quiero.

Chiara Lubich, Fermenti di unità, Città Nuova, Roma, 1978, pag. 75

miércoles, 20 de junio de 2018

LA PROFUNDIDAD DEL COMPROMISO

La familia atraviesa una crisis cultural profunda, como todas las comunidades y vínculos sociales. En el caso de la familia, la fragilidad de los vínculos se vuelve especialmente grave porque se trata de la célula básica de la sociedad, el lugar donde se aprende a convivir en la diferencia y a pertenecer a otros y donde los padres transmiten la fe a sus hijos. El matrimonio tiende a ser visto como una mera forma de gratificación afectiva que puede constituirse de cualquier manera y modificarse de acuerdo con la sensibilidad de cada uno. Pero el aporte indispensable del matrimonio a la sociedad supera el nivel de la emotividad y el de las necesidades circunstanciales de la pareja. Como enseñan los Obispos franceses, no procede «del sentimiento amoroso, efímero por definición, sino de la profundidad del compromiso asumido por los esposos que aceptan entrar en una unión de vida total».

El individualismo posmoderno y globalizado favorece un estilo de vida que debilita el desarrollo y la estabilidad de los vínculos entre las personas, y que desnaturaliza los vínculos familiares. La acción pastoral debe mostrar mejor todavía que la relación con nuestro Padre exige y alienta una comunión que sane, promueva y afiance los vínculos interpersonales.

Papa Francisco, La alegría del evangelio, nº 66,67

DECÁLOGO DEL ESPÍRITU POSITIVO

1.- El Espíritu Positivo es una mezcla de serenidad interior, optimismo, caras amables y buen humor. Cultive estas cuatro plantas.
2.- Tenga ojos para lo positivo, no se detenga en lo negativo únicamente.
3.- No permita que la conducta sea resultado de su estado de ánimo: cuando no se sienta bien, sonría; cuando las cosas salgan mal, ríase.
4.- Estar siempre alegre es el mejor regalo que puede hacerle a los demás: sonría y mire con cariño.
5.- El lenguaje anima o desanima. Por eso no hable cosas negativas –críticas, quejas, lamentos-, ni siquiera con el fin de motivar a otros.
6.- Haga de la confianza una clave de su vida. El Espíritu Positivo es el resultado de confiar en uno mismo, en los demás y en Dios.
7.- Vea las realidades presentes con "ojos de futuro"; así tendrá serenidad.
8.- No se tome demasiado en serio a sí mismo. No considere los defectos de los demás como ofensas personales.
9.- Prefiera entre sus amistades a personas alegres y serenas. Destierre a los "aguafiestas".
10.- Tenga los pies en la tierra y el corazón en un sueño. El entusiasmo es el estado de ánimo resultante de poseer una visión esperanzada de la vida. Por eso impóngase retos.



APRENDER A DESCANSAR

"Cañón del Río Lobos" Soria


Según el profesor Freire:
1. El hombre es un ser para la acción. Lo genuino del hombre es hacer.
2. Incluso la contemplación es una acción.
3. El descanso es una inevitable necesidad de la limitación del ser, no de la condición del ser.
4. El "arte de descansar" consiste en encontrar actividades que faciliten y no entorpezcan el trabajo posterior.
5. El descanso es una necesidad de la persona, no sólo del cuerpo, nos repone fuerzas psicosomáticas.
6. La pereza no descansa; por el contrario, cansa.
7. El aburrimiento cansa todavía más que la pereza.
8. En condiciones de normalidad, para reparar el cansancio habitual no se necesita mucho tiempo de descanso.
9. El trabajo que más cansa es el que se realiza mal o sin orden.
10. La vida no se disfruta tanto por el descanso como por el trabajo gustoso.

FE Y DEPORTE: UNA SIMBIOSIS PERFECTA

El deporte imprime valores de solidaridad, compañerismo y nobleza. Unos valores humanos a los que muchos deportistas unen valores espirituales. Este es el caso del portero del Real Madrid, el costarricense Keylor Navas, un ejemplo como futbolista y un ejemplo como cristiano. Su fuerza en el campo proviene de Dios y a Él se encomienda en cada partido. Antes de comenzar los encuentros se arrodilla y eleva su mirada al cielo.

Keylor es sobre todo y ante todo un hombre de fe. Así se llama la película que fue estrenada en los cines a primeros de junio. La fe en Dios y el esfuerzo diario le llevaron a alcanzar su sueño: jugar en el Real Madrid. Durante la ofrenda de la Champions en la catedral de la Almudena, muchas fueron las personas que agradecieron a Keylor, no la victoria de su equipo, sino su continuo testimonio de fe. Su fuerza interior reside en su amor a Dios. Cuerpo y alma como simbiosis perfecta. Keylor dice en la película: "Cuando un sueño es acompañado por fe, la distancia sólo es parte del camino… Para mí fue clave saber que Dios está en el control de mi vida…"  Modos de vivir como el de Keylor Navas deben ser un ejemplo a seguir por todos nosotros, los cristianos.

Antonio Vaquerizo

URAKAMI


En 1865, Japón volvió a abrir sus puertas a los extranjeros tras dos siglos de cierre total. Padre Petitjean (1829-1884) de las Misiones Extranjeras de París llegó a Nagasaki y erigió en esta ciudad una pequeña iglesia. Un día vio un grupo de 12 a 15 personas, incluidos hombres, mujeres y niños, de pie frente a la puerta de nuestra iglesia. Me apresuré a abrirla. Una mujer se me acercó y poniéndose la mano sobre el pecho, me dijo:   
 - ¿Nuestro corazón y el de todos los aquí presentes es como el tuyo?   
 -
​ ​
Ciertamente, le respondí, pero ¿tú de dónde eres?    
 - Casi todos somos de Urakami. 
E inmediatamente la mujer preguntó: "¿Dónde está la imagen de Santa María?"  Al oír este nombre bendito, ya no tuve ninguna duda. Me di cuenta de que ciertamente estaba en presencia de viejos cristianos del Japón. Eran quince mil y habían mantenido su fe incluso sin un sacerdote durante dos siglos y medio. Conduje al pequeño grupo al altar de la Santísima Virgen, y llenos de alegría y emoción, todos comenzaron a orar. 

viernes, 15 de junio de 2018

sábado, 26 de mayo de 2018

Papa Francisco: Por qué hay que hacerse como niños….



Nueva catequesis sobre la familia en la Audiencia General

Queridos hermanos y hermanas
 
Tras haber revisado las diversas figuras de la vida familiar – madre, padre, hijos, hermanos, abuelos–, quisiera concluir este primer grupo de catequesis sobre la familia hablando de los niños. Lo haré en dos momentos: hoy me detendré en el gran don que los niños son para la humanidad, y la semana próxima sobre algunas heridas que por desgracia hace daño a la infancia. Me vienen a la mente los muchos niños que encontré durante mi último viaje a Asia: llenos de vida, de entusiasmo, y por otra parte, veo que en el mundo muchos de ellos viven en condiciones indignas… en efecto, de como son tratados los niños se puede juzgar una sociedad.
 

En primer lugar, los niños nos recuerdan que todos, en los primeros años de la vida, hemos sido totalmente dependientes de los cuidados y de la benevolencia de los demás. Y el Hijo de Dios no se ahorró esta etapa. Es el misterio que contemplan cada año en Navidad. El Belén es el icono que nos comunica esta realidad de la forma más sencilla y directa.
 
Dios no tiene dificultad para hacerse entender por los niños, y los niños no tienen problemas para entender a Dios. No por casualidad en el Evangelio hay algunas palabras muy bellas y fuertes de Jesús sobre los "pequeños". Este término "pequeños" indica a todas las personas que dependen de la ayuda de los demás, y en particular los niños. Por ejemplo, Jesús dice: "Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los inteligentes y las has revelado a los pequeños" (Mt 11,25). Y también: "Cuidado de no despreciar a uno solo de estos pequeños, porque yo os digo que sus ángeles en los cielos están viendo siempre el rostro de mi Padre" (Mt 18,10).
 
Por tanto, los niños son en sí mismos una riqueza para la humanidad y para la Iglesia, porque nos recuerdan constantemente la condición necesaria para entrar en el Reino de Dios: la de no considerarnos autosuficientes, sino necesitados de ayuda, de amor y de perdón.
 
Los niños nos recuerdan que somos siempre hijos: aunque uno sea adulto, o anciano, aunque sea padre, ocupe un puesto de responsabilidad, en el fondo sigue estando la identidad de hijo. Y esto nos remite siempre al hecho de que la vida no nos la hemos dado sino que la hemos recibido. A veces corremos el riesgo de vivir olvidando esto, como si fuéramos nosotros los dueños de nuestra existencia, y en cambio somos radicalmente dependientes. En realidad, es motivo de gran alegría sentir que en cada edad de la vida, en toda situación, en  toda condición social, somos y seguiremos siendo hijos. Este es el principal mensaje que los niños nos dan, con su misma presencia.
 
Pero hay muchos dones, muchas riquezas que los niños llevan a la humanidad. Recuerdo sólo algunos.
 
Traen su manera de ver la realidad, con una mirada confiada y pura. El niño tiene una confianza espontánea en papá y mamá; y tiene una confianza espontánea en Dios, en Jesús, en la Virgen. Al mismo tiempo, su mirada interior es pura, no aún contaminada por la malicia, por las dobleces, por las "incrustaciones" de la vida que endurecen el corazón. Sabemos que también los niños tienen el pecado original, que tienen sus egoísmos, pero conservan una pureza, una sencillez interior.
 
Los niños además llevan en sí la capacidad de recibir y dar ternura. Ternura es tener un corazón "de carne" y no "de piedra", como dice la Biblia (cfr Ez 36,26). La ternura es también poesía: es "sentir" las cosas y los acontecimientos, no tratarlos como meros objetos, sólo para usarlos, porque sirven …
 
Los niños tienen la capacidad de sonreír y de llorar: dos cosas que en nosotros los mayores a menudo se "bloquean", ya no somos capaces… Depende siempre del corazón que se endurece… Y así los niños pueden enseñarnos otra vez a sonreír y a llorar.
 
Por todos estos motivos, Jesús invita a sus discípulos a "ser como los niños", porque "de quien es como ellos es el Reino de los cielos" (cfr Mt 18,3; Mc 10,14).
 
Queridos hermanos y hermanas, los niños dan vida, alegría, esperanza. Ciertamente dan también preocupaciones y a veces problemas; ¡pero es mejor una sociedad son estas preocupaciones y estos problemas, que una sociedad triste y gris porque se ha quedado sin niños!




martes, 22 de mayo de 2018

Ave María

En la fiesta del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo nuestro agradecimiento sube al Padre que nos ha dado el Verbo Divino, Pan vivo bajado del cielo; este agradecimiento se eleva también con alegría a la Virgen. (…)Ella ha preparado esa Carne y esa Sangre, antes de ofrecérselos al Verbo como don de toda la familia humana, para que Él se revistiese de ellos convirtiéndose en nuestro Redentor, Sumo Sacerdote y Víctima. En la raíz de la Eucaristía está, pues, la vida virginal y materna de María, su desbordante experiencia de Dios, su camino de fe y de amor, que hizo, por obra del Espíritu Santo, de su carne un templo, de su corazón un altar: puesto que concibió no según la naturaleza, sino mediante la fe, en un acto libre y consciente: un acto de obediencia. Y si el Cuerpo que nosotros comemos y la Sangre que bebemos son el don inestimable del Señor Resucitado para nosotros, lleva también consigo, como Pan fragante, el sabor y el perfume de la Virgen Madre.

San Juan Pablo II.

Padre, perdón porque no saben lo que hacen

Libertad de expresión no significa atentar contra los valores y sentimientos de las personas que no piensan o no sienten como nosotros… Eso se llama falta de respeto, falta de conocimiento, falta de sensibilidad, falta de educación, en definitiva: LIBERTINAJE. Se puede opinar desde la razón no desde un odio visceral incontrolable. Si manifestamos nuestro sentir desde el odio se convierte en un insulto y dejamos de tener razón. Atacar a los principales valores y sentimientos de la religión cristiana se ha convertido, por desgracia, en los últimos tiempos en algo habitual entre un grupo de supuestos "progresistas". "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen" (Lucas 23,34) Son las palabras que Jesucristo pronunció en la cruz pidiendo el perdón para los hombres que le habían condenado a morir crucificado. Palabras de perdón del mismo Jesús que nosotros hacemos propias ante las soeces y desafortunadas manifestaciones de un personaje público  contra  Jesús y la Virgen María. Sentimos que personas, como el conocido actor, atenten con sus manifestaciones contra los que no piensan como él. Nosotros como cristianos y siguiendo las enseñanzas de Jesús no podemos por menos que perdonarle.                                   Antonio Vaquerizo

Venezuela. Puentes de solidaridad

El número de inmigrantes venezolanos ha aumentado de 700.000 a más de 1.600.000 entre 2015 y 2017. Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, señalaba que ya hay instalados en el país de forma indefinida 550.000 venezolanos. ACNUR preocupada por el número creciente de llegadas a Brasil, «buscando desesperadamente comida, refugio y medicinas». A España en el primer semestre de 2017, según los últimos datos del INE, llegaron casi 20.000 y se ha convertido ya en la séptima nacionalidad más numerosa.
Las conferencias episcopales de Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia, Paraguay, Argentina y Brasil «han decidido coordinar sus esfuerzos para responder de forma efectiva a las necesidades de los flujos masivos de migrantes venezolanos que llegan a sus países», sostiene Fabio Baggio, del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. 

La cita con Dios

Cuenta la historia que un monje, Demetrio,
un día recibió un confidencial e importante mensaje:

 'Antes de que se ponga el sol,
debes encontrarte con Dios en la cima de la montaña'.

El monje se puso en marcha,
montaña arriba precipitadamente.
A mitad de camino se encontró
con un herido que pedía ayuda.
El monje, casi sin detenerse,
le explicó que no podía pararse,
que Dios le esperaba en la cima de la montaña
antes de que el sol se pusiese.
Le prometió que volvería al atardecer,
 cuando hubiera atendido el llamado de Dios
 y continuó su precipitada marcha.
Horas más tarde,
cuando el sol aún brillaba en todo lo alto,
Demetrio llegó a la cima de la montaña y
desde allí sus ojos se pusieron a buscar a Dios.
Pero Dios no estaba, como él suponía.
Dios se había ido a buscar el herido
que horas antes se cruzó por el camino.
Hay incluso quien dice que
Dios era el mismo herido que le pidió ayuda.
Leyenda eslava

La santidad también para ti

Esta santidad a la que el Señor te llama irá creciendo con pequeños gestos. Por ejemplo: una señora va al mercado a hacer las compras, encuentra a una vecina y comienza a hablar, y vienen las críticas. Pero esta mujer dice en su interior: «No, no
hablaré mal de nadie». Este es un paso en la santidad. Luego, en casa, su hijo le pide conversar acerca de sus fantasías, y aunque esté cansada se sienta a su lado y escucha con paciencia y afecto. Esa es otra ofrenda que santifica. Luego vive un momento de angustia, pero recuerda el amor de la Virgen María, toma el rosario y reza con fe. Ese es otro camino de santidad. Luego va por la calle, encuentra a un pobre y se detiene a conversar con él con cariño. Ese es otro paso. 
A veces la vida presenta desafíos mayores y a través de ellos el Señor nos invita a nuevas  conversiones  que  permiten  que  su  gracia  se manifieste  mejor  en  nuestra existencia «para que participemos de su santidad» (Hb 12,10). Cuando el Cardenal Francisco Javier Nguyên van Thuân estaba en la cárcel, renunció a desgastarse esperando su liberación. Su opción fue «vivir el momento presente colmándolo de amor»; y el modo como se concretaba esto era: «Aprovecho las ocasiones que se presentan cada día para realizar acciones ordinarias  de manera
extraordinaria».
Papa Francisco, Gaudete et exsultate, nº 16 y 17

lunes, 30 de abril de 2018

ANUNCIA A JESUCRISTO EN EL MUNDO DEL TRABAJO.

Carta semanal del cardenal arzobispo de Madrid: Iglesia, ¡anuncia a Jesucristo en el mundo del trabajo!

Uno de los problemas más graves de nuestra sociedad, que afecta de manera especial a nuestros jóvenes, tiene que ver con el trabajo. Con motivo del 1 de mayo, cuando festejamos san José Obrero, quiero ofrecer unas reflexiones que orienten nuestra vida cristiana y que faciliten discernir el momento que vive el mundo del trabajo. Los hombres y mujeres de fe debemos acercarnos a quienes se ven privados de un empleo digno, como se acercó el Señor a los discípulos de Emaús, para encontrarnos con ellos en sus propios itinerarios.
A quien atraviesa la noche oscura y terrible del desempleo prolongado o se encuentra a la intemperie con un trabajo precario que no asegura la integración social, a tantas personas que luchan por el reconocimiento de sus derechos laborales y sociales… A todos debemos regalar el calor de la presencia del Señor Resucitado, nuestro más valioso tesoro.
El trabajo es un don de Dios que nos unge de su dignidad
La Revelación considera a Dios un trabajador desde las primeras páginas de la Biblia y, al describir la historia de la salvación, vemos cómo sufre con la opresión de los trabajadores explotados y baja hasta su pueblo para liberarlos. Luego, como recordaba san Juan Pablo II, «la proclamación del Evangelio del trabajo la hizo Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre y trabajador manual sometido al esfuerzo».
El trabajo no es un bien que le viene al ser humano concedido por la empresa o el Estado, sino que nace de su misma naturaleza humana, es consustancial a su ser. El trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de una persona. Nos humaniza, nos hace sujetos protagonistas de la vida; construye a la familia y la educación de los hijos, y es una vocación a la trascendencia.
Sin embargo, el trabajo, tal como salió de las manos de Dios, se da de bruces con el panorama laboral actual: millones de personas no pueden acceder a gozar de ese don regalo de Dios en todo el mundo. En España, ahora que vamos saliendo del pozo inhumano de cifras inasumibles de desempleo, nos vamos instalando en el precariado: una situación en la que el joven, muchas mujeres con cargas familiares e incluso los pensionistas, difícilmente tienen para vivir con dignidad. Todo indica que, más que de la precariedad en el trabajo, podemos hablar de la precariedad en la construcción de proyectos de vida caracterizados por la inconsistencia y la debilidad. Para muchos el trabajo ya no es una garantía para salir de la pobreza y conseguir lo mínimo vital. Menos para vivirlo como una gozosa contribución al despliegue de su vocación.
En el trabajo, la prioridad ya no es el crecimiento de la persona sino el crecimiento exponencial de la riqueza. Se ha sustituido la economía por la crematística. El trabajador es ya un mero recurso humano, una mercancía más que se puede incluir como un coste al servicio de la máxima ganancia. Sin embargo, «dejar de invertir en las personas para obtener un mayor rédito inmediato es muy mal negocio para la sociedad» (LS 128).
La fiesta del 1 de mayo es una gracia de Dios no solo para reivindicar la justicia en los derechos laborales, sino para ver la causa de este cambio de modelo social que no hace justicia a lo que es el ser humano ni da respuesta a su vocación trascendente. La Iglesia puede aportar varias actitudes evangélicas:
  • Un trabajo, que pertenece a la esencia del ser humano, es su manera de estar en el mundo, recreándolo para gloria de Dios, de los otros, y de sí mismo.
  • Esta actitud fundamenta la postura de respeto y cuidado del mundo como la Casa comúndel Padre para toda la humanidad.
  • Por ser actividad humana, el trabajo tiene como finalidad la donación a los otros, para bien de la humanidad. Verdaderamente trabajamos dignamente cuando nuestro trabajo es expresión de amor. Un amor que no solo busque los intereses de la ganancia sino «que se siga buscando como prioridad el objetivo del acceso al trabajo por parte de todos, o que lo mantengan» (CV 32).
  • Trabajar es siempre trabajar por alguien, olvidarse de sí mismo para darse a los otros. El trabajo tiene una función social. Con el trabajo contribuyen los trabajadores a que el mundo funcione, cuando se hace por el bien común además de ganarse el pan. La capacidad de donarse a los demás es más importante que la actividad laboral.
  • Distingamos entre trabajo y salario, para revalorizar el trabajo de cuidados. El trabajo así concebido se convierte en un don, que como tal no puede tener precio ni ser pagado. Nada puede pagar el valor del trabajo. El salario solo puede ser reconocimiento agradecido de una actividad, pero no puede medir el valor del trabajo. Con eso incluimos en la categoría de trabajo el cuidado de la familia, de los niños, de los ancianos y discapacitados, el que se despliega en el hogar o en tareas de voluntariado.
  • Se trata de servir y acompañar a los trabajadores desempleados o en precario por ser fieles a la opción por los pobres exigible a toda la Iglesia, no por una devoción particular. Está «implícita en la fe cristológica» porque son el sacramento vivo de Cristo (Doc. Aparecida 406).
  • Aclarar, proponer e incentivar un modelo de empresario, distinto del especulador, como propone la Doctrina Social de la Iglesia: «No olvidemos que el empresario debe ser antes que nada un trabajador. Una enfermedad de la economía es la progresiva transformación de los empresarios en especuladores. Al empresario no se le debe confundir de ninguna manera con el especulador: son dos tipos diversos. Al empresario no se le debe confundir con el especulador: el especulador es una figura semejante a la que Jesús en el Evangelio llama “mercenario”» (Papa Francisco, Siderurgia de Ilva, Génova 2017).
  • Finalmente, «no hay que exagerar la mística del trabajo. La persona no solo es trabajo; hay tras necesidades humanas que necesitamos cultivar y atender, como la familia, los amigos y el descanso» (Papa Francisco, a los participantes de la Conferencia Internacional De Populorum progressio a Laudato si’ 24 noviembre 2017).
¡Feliz 1 de mayo! Que el Señor Jesús nos ayude a que, entre todos, con todos y para todos, el trabajo sea un auténtico ámbito de humanización en el que se realice el designio justo y amoroso de nuestro Dios.
Con sincero afecto os saluda y bendice,
+ Carlos Card. Osoro Sierra, arzobispo de Madrid
[Adaptación de la carta del 1 de mayo del cardenal Osoro, disponible en archimadrid.es]

miércoles, 25 de abril de 2018

LECCIONES DE VIDA EN “El Principito”


La célebre novela da algunas lecciones que pueden revolucionar nuestra cotidianidad. De la creatividad a los "riesgos" que se corren.

Antoine de Saint-Exupéry da cinco consejos a los adultos para vivir mejor el presente a través de El Principito, el héroe nacido de su pluma en 1943.

Un centenar de páginas ilustradas, traducidas en 288 lenguas y dialectos. El Principito es la obra que tiene más traducciones en el mundo. Magia para los niños, alegoría para los grandes.

Con ocasión de su 70º aniversario, The Huffington Post (13 septiembre)eligió cinco lecciones de vida del libro, actuales y demostradas por datos científicos.

1. Regresar a la creatividad como cuando éramos niños

"Quería saber si era verdaderamente un ser comprensivo pero siempre contestaban: "Es un sombrero". Me abstenía entonces de hablarles de la serpiente boa, de la selva virgen y de las estrellas. Poniéndome a su altura, les hablaba de su mundo: del bridge, del golf, de política y de corbatas. Y la persona mayor quedaba contentísima de conocer a un hombre tan razonable" – El narrador

El primer dibujo del narrador niño del libro de Saint-Exupéry representa una boa que digiere a un elefante. Pero los adultos, en cambio, ven lo mismo: un simple sombrero. Por eso abandona su pasión por el dibujo hasta su encuentro con el Principito quien sabe inmediatamente que se trata de un elefante dentro de una boa.

El Principito tiene más imaginación: cuando le pide al narrador que le dibuje una oveja, prefiere el dibujo de una caja. De esta forma, puede imaginar que la oveja está dentro.

La lección de vida: Los adultos pierden esa pizca de locura que los empujaba a imaginar y crear de niños. Los adultos prefieren los números y las cosas inmediatas y se olvidan de mirar en profundidad, más allá de la superficie, de dejarse llevar y de inventar.

Qué dice la ciencia: Según varios psicólogos e investigaciones conducidas por colegas del Huffington Post estadounidense los creativos se parecen al Principito. Sueñan con los ojos abiertos, por ejemplo. Las personas creativas van en busca de nuevas experiencias, hacen las preguntas adecuadas, observan a los demás, se alejan de sus propias convicciones.

2. No nos lo tomemos tan a pecho 

"Las administro. Las cuento y las recuento una y otra vez. Es difícil. ¡Pero yo soy un hombre serio! – El hombre de negocios.

Durante su viaje por los planetas, el Principito se encontró con un hombre de negocios. ¿Su característica principal (la única)? Es muy serio. No hace otra cosa que contar todas las estrellas de la galaxia, incesantemente. Se considera satisfecho porque cree que las posee todas, pero su vida está hecha solo de monotonía y soledad porque no se dedica a nada más. No aprecia ni siquiera la belleza de esas estrellas.

La lección de vida: Es mejor ser menos serio para apreciar el verdadero significado de las cosas.

Qué dice la ciencia: Numerosos estudios sostienen que en la vida no hay nada mejor que una buena dosis de risas para estar bien consigo mismo durante mucho tiempo. En 2014, algunos investigadores de una universidad californiana demostraron que las personas que ríen tienen mejor memoria y están menos estresadas.

3. Más tiempo a sí mismo para ser feliz

"Pues como el planeta da una vuelta completa cada minuto, yo no tengo un segundo de reposo. Enciendo y apago una vez por minuto" – El Farolero. 

En el quinto planeta el Principito se encontró con un personaje realmente extravagante. Cada minuto debe encender y apagar su farol. Cada minuto para él vale un día. No tiene nunca tiempo para descansar o dormir.

La lección de vida: Es necesario apreciar cada instante que pasa, sacar lo mejor de la vida.

Qué dice la ciencia: La falta de sueño tiene efectos catastróficos para la salud. No hagas como el farolero: aumentará el riesgo de diabetes, enfermedades cardiacas, ictus, algunos tipos de cáncer, problemas de memoria, emotividad más acentuada, aumento del apetito… Los efectos negativos de la privación del sueño son realmente muchos. Además de dormir, es indispensable dedicar tiempo a sí mismo, desconectarse del trabajo.

4. Lanzarse hacia nuevos descubrimientos

"El geógrafo no puede estar de acá para allá haciendo el recuento de ciudades, ríos, montañas, océanos y desiertos. Un geógrafo es demasiado importante para andar explorando de un lado a otro. Se queda en su despacho" – El geógrafo.

En el sexto planeta del viaje, el Principito se encontró con "un anciano que escribía en enormes libros". Creyó, por lo tanto, que había encontrado a un explorador, pero en realidad el único habitante del planeta es un geógrafo que nunca había puesto un pie fuera de su despacho.

La lección de vida: Tendemos a quedarnos anclados en nuestra "zona de confort" porque es más fácil que correr riesgos. En realidad tenemos que aprovechar nuestro tiempo en la Tierra para vivir experiencias diversas, hacer nuevos amigos, viajar por el mundo.

Qué dice la ciencia: Los motivos para salir de la propia zona de confort son muchos y la ciencia intenta demostrarlo. Cuando estamos estresados o frente a desafíos somos más eficientes, según estos psicólogos. Acoger los desafíos nos ayuda a envejecer mejor, según un estudio publicado en 2013.

5. Mejor escoger con el corazón

"He aquí mi secreto: Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos" – El zorro.

El Principito ama una rosa de su planeta que se asemeja en todos los aspectos a las rosas que observa en la Tierra. Pero su rosa es única porque la ha escogido. Es una rosa "única en el mundo", le dice el zorro, porque le ha dedicado su tiempo.

La lección de vida: El Principito representa la espontaneidad de los sentimientos. A diferencia de los seres humanos del planeta Tierra que piensan con la cabeza, al ver en su rosa sólo una flor, él piensa instintivamente, con el corazón.

Qué dice la ciencia: Buenas noticias para las personas instintivas. Según un estudio publicado en 2012 en la revista Journal of Organizational Behavior and Human Decision, en el proceso de toma de decisiones la intuición es tan eficaz como un enfoque analítico. En algunos casos, incluso más. En el mundo de los negocios, un individuo que conoce bien su área de competencia tomará decisiones mejores confiando "en la panza".

Tomado de: https://es.aleteia.org/2018/01/08/5-lecciones-de-vida-de-el-principito-demostradas-por-la-ciencia/

Moda re-, ¿el fin de los roperos parroquiales?


Cáritas Española lanza un proyecto de reciclado textil con criterios éticos para la inserción laboral de personas en situación de exclusión social. La iniciativa supone la completa transformación de los tradicionales roperos parroquiales

Los tradicionales roperos de las parroquias podrían tener las horas contadas. Ahora quien acuda a Cáritas a por ropa con la que vestirse no recibirá ninguna prenda, sino un vale. Con el ticket podrá acudir a una de las 80 tiendas que la marca Moda re- tiene repartidas por casi toda España y allí podrá seleccionar la ropa que más le guste, la que mejor se ajuste a su talla. Al finalizar la compra y pasar por caja, en vez de dinero, el beneficiario entregará el ticket de Cáritas.

El proyecto, impulsado por Cáritas Española, supone la transformación de «la gestión de la ropa usada que tradicionalmente se hacía por medio de roperos en casi todas las parroquias», explicó Natalia Peiró, secretaria general de la institución, durante la presentación de la iniciativa. «Ahora le damos un nuevo aire a esta labor que Cáritas lleva haciendo 20 años. Las personas que necesitan vestido seguirán recibiendo ropa, pero se les entregará de forma mucho más digna en unas tiendas a pie de calle». Pero a Moda re- también podrá acceder el público en general, que al comprar ropa estará financiando el proyecto solidario.

Hasta ahora uno entregaba la ropa en la parroquia. En el templo se guardaba y se distribuía posteriormente entre quien más la necesitase. Ahora las prendas recogidas por Cáritas –ya sea en los templos o en los contenedores que la institución tiene en la calle– no se entregarán directamente a quien las necesite, sino que serán enviadas a una de las tres plantas de gestión integral equipadas con tecnología de última generación; allí serán recicladas y enviadas a las tiendas donde el beneficiario podrá acudir a recogerlas con su ticket. Incluso la ropa usada que no pueda ser convertida en ropa nueva «se reciclará y se convertirá en aislantes para construcción, moquetas o nuevos hilos reciclados que serán posteriormente vendidos a empresas del sector correspondiente», detalló Rubén Requena, coordinador del proyecto.

De esta forma, Cáritas sigue vistiendo al desnudo y, además, genera una nueva actividad empresarial en la que pueden trabajar personas en situación de exclusión social que participan en los programas de acogida y acompañamiento de Cáritas. De hecho, el proyecto ya da empleo a 750 personas y cuenta con la participación de 1.000 voluntarios.

Asimismo, Moda re- está ligado al cuidado ambiental ya que al centralizar la recogida y reciclaje de ropa proveniente de muchos puntos de España se «mejora los ratios de reutilización y reciclaje», subrayó Peiró. «Esta forma de trabajar permite ahorrar 56 millones de metros cúbicos de agua y evita la emisión de 680.000 toneladas de CO2 a la atmósfera», añadió Rubén Requena.

El proyecto, que gestiona 30.000 toneladas de ropa usada al año, «quiere sustituir al ropero tradicional, pero es un proceso lento». Hasta ahora a la iniciativa se han sumado 29 de las 70 Cáritas diocesanas de  toda España, pero se espera que aumente paulatinamente.

José Calderero de Aldecoa @jcaldere

Tomado de:

 

martes, 17 de abril de 2018

SIGAMOS a JESÚS con MARÍA

Vayamos a María porque ella es nuestra madre, la madre de cada uno de nosotros. Vayamos hacia ella ya que es la mediadora universal, entre Dios y nosotros. ¡Ah, si supiéramos hacernos  pequeñitos! Si supiéramos volver nuestra mirada y nuestros corazones hacia quien tanto nos ama. Qué hermosas virtudes, qué buenos consejos nos da esta Virgen humilde, esta tierna madre, esta noble reina enseñaría acerca de los beneficios de la humildad, las exigencias de la caridad, la sabiduría de la obediencia, la dulzura del abandono a Dios, la alegría de la confianza. Ella es madre, y como madre, tiene aún más apremio de volar en auxilio de sus hijos, que ellos en implorar su ayuda con más confianza y más amor. Sigamos a Jesús y sigámosle con María, su madre incomparable; atemos nuestros ojos, no sólo a su divinidad, sino a su santa humanidad, a su sufrida humanidad. Jesús, el modelo completo, el modelo de todos.

PARTIR ES LA META


Ponerse en marcha para caminar 
           es lo principal, dar el primer paso…  
           Con confianza y alegría  
                    ¿qué nos impide partir?

Ordené que trajeran mi caballo del establo.El criado no me entendió. Así que fui yo mismo.
Ensillé el caballo y lo monté.
A la distancia, oí el sonido de una trompeta y pregunté al mozo su significado. Él no sabía nada. No había oído sonido alguno. En el portón, alguien me detuvo y me preguntó: -¿Hacia dónde cabalga, señor?
-No lo sé –respondí-. Sólo quiero partir. Sólo partir.
-Entonces, ¿conoce usted la meta? –preguntó él-.
-Sí –le contesté-. Ya te lo he dicho: partir es la meta. (De Franz Kafka)

CONSAGRADOS A LOS JÓVENES


Participantes en la Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada, organizada por el Instituto Teológico de Vida Religiosa. Foto: ITVR

Los jóvenes se han convertido en el último año en el centro de la reflexión y el trabajo pastoral en distintos foros y encuentros por la cercanía del Sínodo de obispos que sobre ellos ha convocado el Papa Francisco. Seis meses para una cita que prevé culminar una nueva reforma del Pontífice, esta vez de la pastoral juvenil, en el pasado centrada exclusivamente en organizar grandes eventos, y que ahora pone el acento en el acompañamiento personal, en el discernimiento y en la respuesta vocacional. De ello se habló durante cuatro días en Madrid en la señera Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada, que, organizada por el Instituto Teológico de Vida Consagrada de los Claretianos, cumplió su edición 47. http://www.alfayomega.es/147837/consagrados-a-los-jovenes

FRANCIA: 4.258 BAUTIZOS de ADULTOS en LA NOCHE de PASCUA


El 22 % de los catecúmenos no tenía ninguna religión y el 7 % son de origen musulmán.
El número de bautismos de adultos ha aumentado en Francia en un 40 % en los últimos 10 años.
¿Quiénes son los nuevos catecúmenos?
De todas las edades, la mayor proporción de adultos bautizados en la noche de Pascua de 2018 tiene entre 18 y 35 años (55%). Los adultos jóvenes están muy por delante del grupo de edad de 36 a 55 años (35%), y de los mayores de 56 años (6%).
El 53% de estos futuros bautizados ha recibido una educación cristiana y el 7 % son de origen musulmán. Aparte de los tres monoteísmos, el 22 % no tenía ninguna religión, es decir, un 13 % más que el año pasado y un 35% más que hace diez años. Prueba de la creciente pérdida de espiritualidad en una parte de los hogares de Francia.
¿Qué diócesis tendrán más bautizados?
La región de Île-de-France tiene el mayor número de bautismos, 1.423. Solo en la diócesis de París, 388 catecúmenos fueron bautizados durante la Vigilia Pascual, en 103 parroquias y comunidades de la diócesis. El bautizado más joven de la capital tiene 18 años; el decano, 87 años.

Los Santos de la puerta de al lado

No pensemos solo en los ya beatificados o canonizados. El Espíritu Santo derrama santidad por todas partes, en el santo pueblo fiel de Dios, porque «fue voluntad de Dios el santificar y salvar a los hombres, no aisladamente, sin conexión alguna de unos con otros,  sino  constituyendo  un  pueblo, que le confesara en verdad y le sirviera sántamente».

El Señor, en la historia de la salvación, ha salvado a un pueblo. No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo. Por eso nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae tomando en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana: Dios quiso entrar en una dinámica popular, en la dinámica de un pueblo.

Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa,  en  los  enfermos,  en las  religiosas  ancianas  que  siguen  sonriendo.  En  esta

constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, «la clase media de la santidad».

 

Papa Francisco, Gaudete et exsultate, nº 6 y 7

lunes, 16 de abril de 2018

MESA POR LA HOSPITALIDAD

La Mesa por la Hospitalidad pide colaboración para acoger a personas forzosamente desplazadas



La Mesa por la Hospitalidad solicita la colaboración de parroquias, congregaciones religiosas, movimientos, familias y particulares para, en palabras del cardenal Osoro, «elevar el listón de nuestra respuesta como Iglesia ante la movilidad forzosa y articular la acogida de la mejor manera posible, con "calidad y calidez"».

Aunque la Mesa constata que los refugiados que iban a llegar, procedentes fundamentalmente de Siria, «no han llegado» porque «ni el Gobierno de España ni los del resto de países de la UE han cumplido su cupo comprometido», advierte de que sí están llegando «por la frontera sur y desde otros lugares (por ejemplo, Venezuela) personas huyendo de la persecución y la hambruna», en muchos casos «peticionarias de asilo y, por tanto, con derecho a ser protegidas internacionalmente».

El arzobispo acaba de mandar una carta [disponible en este enlace] a las distintas realidades eclesiales de la diócesis en la que relata que hace pocas semanas, en el marco de un encuentro con entidades que trabajan con migrantes y refugiados, pudo comprobar «la situación de extrema vulnerabilidad en que se encuentran estas personas que están llegando a nuestra diócesis huyendo de la persecución o la falta de oportunidades»; quienes este invierno –prosigue el purpurado– «quedaban a la intemperie y eran acogidas por hombres y mujeres de buena voluntad en sus propios domicilios».

La misiva va acompañada de un folleto de la Mesa [disponible en este enlace] en el que se recuerda que actualmente sigue en pie la oferta de la Iglesia de poner en marcha «un corredor humanitario» para facilitar la llegada de los refugiados más vulnerables y, sobre todo, se apuesta por «acoger, proteger, promover e integrar a las personas forzosamente desplazadas», como pide el Papa Francisco.

La Mesa «ni quiere ni debe suplir a las administraciones públicas», pero solicita a la Iglesia de Madrid:

  1. Espacios para acoger e integrar personas refugiadas con calidad y calidez evangélicas: parroquias que ofrezcan pisos y personas que acompañen, comunidades religiosas que convivan con ellos o les sigan codo a codo, familias de acogida o dispuestas a acompañar la integración, voluntarios que sepan francés, inglés, o árabe.
  2. Pisos y locales vacíos que puedan ser habitados.
  3. Ayudas económicas.
  4. Que cada quien conciencie en sus ámbitos sobre las propuestas del Papa Francisco para los dos Pactos Mundiales sobre asilo e inmigración que se firmarán este año.

A cambio, la Mesa por la Hospitalidad ofrece:

  • Formación y acompañamiento de los voluntarios/as.
  • Coordinación con las entidades de hospitalidad.
  • Información de los pasos que se van dando y de las personas atendidas.
  • Recursos y eventos para la incidencia político-social.

Más información
mesaporlahospitalidad.com
hospitalidad@archimadrid.es 
91 430 23 51 (Laborables de 10 a 14 horas)
Si quieres colaborar económicamente:

​                                 ​
IBAN ES85 0075 0001 8306 0736 8971