martes, 17 de abril de 2018

SIGAMOS a JESÚS con MARÍA

Vayamos a María porque ella es nuestra madre, la madre de cada uno de nosotros. Vayamos hacia ella ya que es la mediadora universal, entre Dios y nosotros. ¡Ah, si supiéramos hacernos  pequeñitos! Si supiéramos volver nuestra mirada y nuestros corazones hacia quien tanto nos ama. Qué hermosas virtudes, qué buenos consejos nos da esta Virgen humilde, esta tierna madre, esta noble reina enseñaría acerca de los beneficios de la humildad, las exigencias de la caridad, la sabiduría de la obediencia, la dulzura del abandono a Dios, la alegría de la confianza. Ella es madre, y como madre, tiene aún más apremio de volar en auxilio de sus hijos, que ellos en implorar su ayuda con más confianza y más amor. Sigamos a Jesús y sigámosle con María, su madre incomparable; atemos nuestros ojos, no sólo a su divinidad, sino a su santa humanidad, a su sufrida humanidad. Jesús, el modelo completo, el modelo de todos.

PARTIR ES LA META


Ponerse en marcha para caminar 
           es lo principal, dar el primer paso…  
           Con confianza y alegría  
                    ¿qué nos impide partir?

Ordené que trajeran mi caballo del establo.El criado no me entendió. Así que fui yo mismo.
Ensillé el caballo y lo monté.
A la distancia, oí el sonido de una trompeta y pregunté al mozo su significado. Él no sabía nada. No había oído sonido alguno. En el portón, alguien me detuvo y me preguntó: -¿Hacia dónde cabalga, señor?
-No lo sé –respondí-. Sólo quiero partir. Sólo partir.
-Entonces, ¿conoce usted la meta? –preguntó él-.
-Sí –le contesté-. Ya te lo he dicho: partir es la meta. (De Franz Kafka)

CONSAGRADOS A LOS JÓVENES


Participantes en la Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada, organizada por el Instituto Teológico de Vida Religiosa. Foto: ITVR

Los jóvenes se han convertido en el último año en el centro de la reflexión y el trabajo pastoral en distintos foros y encuentros por la cercanía del Sínodo de obispos que sobre ellos ha convocado el Papa Francisco. Seis meses para una cita que prevé culminar una nueva reforma del Pontífice, esta vez de la pastoral juvenil, en el pasado centrada exclusivamente en organizar grandes eventos, y que ahora pone el acento en el acompañamiento personal, en el discernimiento y en la respuesta vocacional. De ello se habló durante cuatro días en Madrid en la señera Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada, que, organizada por el Instituto Teológico de Vida Consagrada de los Claretianos, cumplió su edición 47. http://www.alfayomega.es/147837/consagrados-a-los-jovenes

FRANCIA: 4.258 BAUTIZOS de ADULTOS en LA NOCHE de PASCUA


El 22 % de los catecúmenos no tenía ninguna religión y el 7 % son de origen musulmán.
El número de bautismos de adultos ha aumentado en Francia en un 40 % en los últimos 10 años.
¿Quiénes son los nuevos catecúmenos?
De todas las edades, la mayor proporción de adultos bautizados en la noche de Pascua de 2018 tiene entre 18 y 35 años (55%). Los adultos jóvenes están muy por delante del grupo de edad de 36 a 55 años (35%), y de los mayores de 56 años (6%).
El 53% de estos futuros bautizados ha recibido una educación cristiana y el 7 % son de origen musulmán. Aparte de los tres monoteísmos, el 22 % no tenía ninguna religión, es decir, un 13 % más que el año pasado y un 35% más que hace diez años. Prueba de la creciente pérdida de espiritualidad en una parte de los hogares de Francia.
¿Qué diócesis tendrán más bautizados?
La región de Île-de-France tiene el mayor número de bautismos, 1.423. Solo en la diócesis de París, 388 catecúmenos fueron bautizados durante la Vigilia Pascual, en 103 parroquias y comunidades de la diócesis. El bautizado más joven de la capital tiene 18 años; el decano, 87 años.

Los Santos de la puerta de al lado

No pensemos solo en los ya beatificados o canonizados. El Espíritu Santo derrama santidad por todas partes, en el santo pueblo fiel de Dios, porque «fue voluntad de Dios el santificar y salvar a los hombres, no aisladamente, sin conexión alguna de unos con otros,  sino  constituyendo  un  pueblo, que le confesara en verdad y le sirviera sántamente».

El Señor, en la historia de la salvación, ha salvado a un pueblo. No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo. Por eso nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae tomando en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana: Dios quiso entrar en una dinámica popular, en la dinámica de un pueblo.

Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa,  en  los  enfermos,  en las  religiosas  ancianas  que  siguen  sonriendo.  En  esta

constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, «la clase media de la santidad».

 

Papa Francisco, Gaudete et exsultate, nº 6 y 7

lunes, 16 de abril de 2018

MESA POR LA HOSPITALIDAD

La Mesa por la Hospitalidad pide colaboración para acoger a personas forzosamente desplazadas



La Mesa por la Hospitalidad solicita la colaboración de parroquias, congregaciones religiosas, movimientos, familias y particulares para, en palabras del cardenal Osoro, «elevar el listón de nuestra respuesta como Iglesia ante la movilidad forzosa y articular la acogida de la mejor manera posible, con "calidad y calidez"».

Aunque la Mesa constata que los refugiados que iban a llegar, procedentes fundamentalmente de Siria, «no han llegado» porque «ni el Gobierno de España ni los del resto de países de la UE han cumplido su cupo comprometido», advierte de que sí están llegando «por la frontera sur y desde otros lugares (por ejemplo, Venezuela) personas huyendo de la persecución y la hambruna», en muchos casos «peticionarias de asilo y, por tanto, con derecho a ser protegidas internacionalmente».

El arzobispo acaba de mandar una carta [disponible en este enlace] a las distintas realidades eclesiales de la diócesis en la que relata que hace pocas semanas, en el marco de un encuentro con entidades que trabajan con migrantes y refugiados, pudo comprobar «la situación de extrema vulnerabilidad en que se encuentran estas personas que están llegando a nuestra diócesis huyendo de la persecución o la falta de oportunidades»; quienes este invierno –prosigue el purpurado– «quedaban a la intemperie y eran acogidas por hombres y mujeres de buena voluntad en sus propios domicilios».

La misiva va acompañada de un folleto de la Mesa [disponible en este enlace] en el que se recuerda que actualmente sigue en pie la oferta de la Iglesia de poner en marcha «un corredor humanitario» para facilitar la llegada de los refugiados más vulnerables y, sobre todo, se apuesta por «acoger, proteger, promover e integrar a las personas forzosamente desplazadas», como pide el Papa Francisco.

La Mesa «ni quiere ni debe suplir a las administraciones públicas», pero solicita a la Iglesia de Madrid:

  1. Espacios para acoger e integrar personas refugiadas con calidad y calidez evangélicas: parroquias que ofrezcan pisos y personas que acompañen, comunidades religiosas que convivan con ellos o les sigan codo a codo, familias de acogida o dispuestas a acompañar la integración, voluntarios que sepan francés, inglés, o árabe.
  2. Pisos y locales vacíos que puedan ser habitados.
  3. Ayudas económicas.
  4. Que cada quien conciencie en sus ámbitos sobre las propuestas del Papa Francisco para los dos Pactos Mundiales sobre asilo e inmigración que se firmarán este año.

A cambio, la Mesa por la Hospitalidad ofrece:

  • Formación y acompañamiento de los voluntarios/as.
  • Coordinación con las entidades de hospitalidad.
  • Información de los pasos que se van dando y de las personas atendidas.
  • Recursos y eventos para la incidencia político-social.

Más información
mesaporlahospitalidad.com
hospitalidad@archimadrid.es 
91 430 23 51 (Laborables de 10 a 14 horas)
Si quieres colaborar económicamente:

​                                 ​
IBAN ES85 0075 0001 8306 0736 8971


miércoles, 11 de abril de 2018

LEVANTARSE SIEMPRE

Agustín de Hipona, 
quizá pensando en su sufrido camino, escribía
«No te contentes con lo que eres
si quieres llegar a lo que aún no eres, 
pues donde hallaste complacencia en ti, 
allí te quedaste. 
Y si has dicho: "Es suficiente", 
también pereciste. 
Añade siempre algo, 
camina continuamente, 
avanza sin parar; 
no te pares en el camino, 
no retrocedas, no te desvíes. 
Quien no avanza, retrocede».

domingo, 1 de abril de 2018

FELICES PASCUAS

La palabra Pascua (pascae en latìn, pèsaj en hebreo) significa PASO.
En el caso de los judíos representa el cruce del Mar Rojo, 
es decir el PASO de la esclavitud hacia la libertad
Se conmemora la Resurrección de Cristo, 
el PASO de la muerte hacia la vida:
De la resignación a la acción ;
De la indiferencia a la solidaridad;
De la queja a la búsqueda de soluciones;
De la desconfianza al abrazo sincero;
Del miedo al coraje de volver a apostar todo por amor;
De recoger sin vergüenza los trozos de sueños rotos y volver a empezar;
De la autosuficiencia a compartir el fracaso y los éxitos;
De hacer las paces con nuestro pasado para que no arruine nuestro presente;
Y de saber que de nada sirve ser luz, si no ilumina el camino de alguien.

RESUCITO


sábado, 31 de marzo de 2018

La existencia de Jesús reúne más pruebas que cualquier personaje de la Antigüedad

Durante diecisiete siglos nadie puso en duda la historicidad de la persona de Jesucristo. Fue con la Ilustración cuando empezaron a surgir hipótesis que la cuestionaban, no sobre la base de hallazgos o descubrimientos nuevos, sino a modo de re-interpretaciones de los Evangelios que los incorporaban a una teoría general sobre la mitología antigua,  y siempre sobre la base de un prejuicio racionalista que niega la posibilidad de la Revelación.

Sin embargo, las fuentes históricas permiten asegurar con absoluta certeza que existió un hombre en la Palestina del siglo I llamado Jesús de Nazaret, un predicador que hacía milagros y profecías y que se proclamó Dios, y que fue crucificado por orden de Poncio Pilato bajo las presiones del sanedrín.

¿Cuáles son las fuentes históricas que justifican esta afirmación? A ello consagró el pasado Martes Santo un programa especial Tiempos Modernos, el espacio que dirige el historiador Fernando Paz en Intereconomía TV, una tertulia en la que participaron: Luis Antequera, autor de El Cristianismo desvelado y Jesús en el Corán, y bloguero en ReL; César Barta y Nicolás Dietl, ambos físicos y miembros del Centro Español de Sindonología; y Gabriel Ariza, director de Infovaticana y director de la editorial Homo Legens.

Abajo ofrecemos el vídeo completo de la tertulia, que vale la pena ver entera, pero recogemos a continuación algunos de los argumentos expuestos.

Las fuentes judías. Flavio Josefo (c. 37-101), fue un historiador judío que en su Libro de las Antigüedades (año 90) hace dos breves menciones a Jesucristo, una directa de unas ocho líneas y otra tangencial (al referirse a Santiago) de menos de una. La cita directa es un párrafo panegírico que habla bien de Jesús y dice que podría ser una figura divina que hace milagros. Algunos han pretendido quitar valor a esta alusión, alegando que podría ser una interpolación cristiana, pero el caso es que el texto figura así en todas y cada una de las copias que se conocen. También se ha dicho que Flavio Josefo podría ser un cristiano oculto, pero entonces cabe esperar que habría mencionado a Cristo algo más que de pasada y con mayor implicación que una simple referencia contextual.

Las fuentes paganas. Plinio, Suetonio y Tácito, todos ellos anteriores al año 120, mencionan mínimamente a un personaje llamado Cristo. No es importante lo que dicen de él, aunque sí que recojan su existencia. Se da además alguna interrelación con las fuentes cristianas. Suetonio habla de la expulsión de los judíos de Roma en tiempos de Claudio, y en las cartas de San Pablo se habla de una pareja de judíos víctimas de esa expulsión.

Abundancia de fuentes. Las fuentes documentales sobre Jesucristo son más abundantes que sobre cualquier otro personaje de la Historia. Hay que tener algunos datos para entender con perspectiva lo que esto significa. Por ejemplo, que el primer manuscrito firmado por su autor que se conserva es de Petrarca (1304-1374). Que de Sócrates, de cuya existencia y pensamiento nadie duda, solo sabemos por Platón. Que la traducción más antigua que se conserva de las obras de Platón es catorce siglos posterior a su redacción (del siglo IX: el filósofo griego vivió en el V antes de Cristo). De La Guerra de las Galias, de Julio César, que nadie cuestiona como fuente histórica, la copia más antigua que se conserva es once siglos posterior a los hechos. De los Evangelios, sin embargo, se conservan más copias que de ningún otro libro de la Antigüedad, más de 40.000 en infinidad de lenguas y prácticamente coincidentes; solamente manuscritos griegos de finales del siglo I y principios del siglo II se conservan 6.000, y están apareciendo copias cada vez más antiguas.

La datación de los Evangelios. Los Evangelios son muy próximos a los hechos narrados en ellos, lo cual refuerza su veracidad. Esto puede deducirse de una mera crítica interna. Con certeza, los sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) están escritos antes del año 70, dado que citan la profecía de Jesús sobre la destrucción del Templo, que tuvo lugar ese año, pero no el hecho mismo. Por lo mismo, los Hechos de los Apóstoles son escritos por Lucas en torno al año 60, que es cuando se separa de Pablo, o bien poco después. Ahora bien, Lucas dedica los Hechos a Teófilo evocándole el Evangelio que ya le ha mandado. Luego el Evangelio de Lucas es como mínimo anterior al año 60-70. Pero, a su vez, tanto Lucas como Mateo beben en Marcos, como se deduce de la crítica interna. Todo esto fue corroborado además por el famoso papiro 7Q5 de Qumrán, en el que el padre O'Callaghan identificó un texto de Marcos 6, 52-53. Ahora bien, los papirólogos datan ese manuscrito en torno al año 50. Pero es que la vasija en la que fueron hallados esos papiros se cree que venía de Roma, esto es, no se trataría de una primera copia, sino de una copia del Evangelio procedente de Roma, donde ya circulaba.

El relato de la Pasión. La Pasión y Muerte de Cristo, tal como la relatan los Evangelios, es por sí misma una prueba de veracidad. Primero, porque el simulacro de proceso se vio condicionado por la presencia en Jerusalén de Poncio Pilato, quien tenía su residencia en Cesarea Marítima; nada habría sido igual sin él allí, lo que aporta una prueba inequívoca de veracidad al relato. Segundo, por la existencia de dos métodos de ejecución, la flagelación y la crucifixión, una singularidad en la Historia porque eran métodos alternativos; de hecho, la muerte de Jesús en la Cruz es muy rápida, tres horas frente a los seis días de agonía que suponía en otros casos; y a él no le parten las piernas para acelerar su muerte, porque su propia debilidad en las piernas ya le está asfixiando. 

martes, 27 de marzo de 2018

SI QUEREMOS PARECERNOS A MARÍA

Si queremos parecernos a María, si, al pasar de los años, queremos ser transformados en todo nuestro ser, es necesario que se dé en nosotros un doble movimiento de actividad y pasividad."Sí" respondo, y al mismo tiempo "me abandono a Tu Santa Voluntad". Para vivir así, hay que creer realmente que Dios está ahí y que Él conduce todas las cosas. En nuestra pobre existencia, si le decimos a Dios: "Aquí estoy, que se haga en mi según tu palabra", hay que agregar "si me agrada o no me agrada", y eso en función de nuestro propio juicio, de nuestros gustos o peor aún de nuestro confort. El Verbo de Dios, pudo hacerse carne en el seno de María porque María estaba ahí,  abandonada a la Voluntad de Dios y cooperando con toda su alma y su cuerpo a esta Voluntad. Dios nos quiere flexibles, y normalmente, cuando el Espíritu Santo nos habita, hay en nosotros esa flexibilidad. Flexibilidad, es la clave para hacer nuestros corazones totalmente disponibles a la acción de Dios.

RESPETO, APRECIO, DIVERSIDAD


El jueves, 22 de marzo, se ha reunido la Plataforma Pacto de Convivencia para recordar a las víctimas de delitos de odio en la exposición Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos. Con el objetivo de recordar el horror del pasado para tomar conciencia y poner de manifiesto la responsabilidad en la formación y promoción de una sociedad democrática y comprometida con los Derechos Humanos.
  «Juntos hacemos una visita a la memoria del Holocausto, del genocidio nazi, que rememora hasta qué oscuro lugar se puede descender cuando todo principio moral y ético es olvidado y se alienta la discriminación hasta convertirse en odio irracional hacia quienes son "diferentes"», reza la nota. «El respeto y el aprecio a la diversidad –recuerda el texto– son el mejor antídoto contra la intolerancia y la exclusión». 

LA SANTA TIERRA JORDANA


Vista de Gerasa, la ciudad grecorromana mejor preservada de Oriente Próximo. Foto: Daniel Duce

La tierra del reino hachemita ha sido, desde hace milenios, lugar de acontecimientos centrales en la historia del cristianismo, como su propio nombre indica –Jordania toma el nombre del Jordán, río donde fue bautizado Jesucristo–. «Tierra para mí familiar desde las Santas Escrituras, santificada por la presencia misma de Jesús, de Moisés, de Elías y Juan el Bautista, y por los santos mártires de los comienzos de la Iglesia», dijo san Juan Pablo II durante su vista en el año 2000, visita que ya había realizado Pablo VI y que repitieron Benedicto XVI y Francisco.
Cerca de un millón de sirios viven repartidos en las ciudades, muchos de ellos, cristianos atendidos por Cáritas. «El resto viven en campamentos, la mayoría en el de Zaatari (al norte) que es ya casi una ciudad con 400.000 personas aproximadamente».

SICNIE


El sábado 17 de febrero participamos en la celebración de los 30 años de los Servidores de la Iglesia Católica de las Nacionalidades Indígenas del Ecuador (SICNIE), una peregrinación evangelizadora a través de los servidores y catequistas indígenas de las distintas regiones del país. Como nos recuerda el documento de Aparecida, «la riqueza y diversidad cultural son evidentes en América Latina», «exigen reconocimiento y ofrecen valores que constituyen una respuesta a los antivalores de la cultura que se impone en la comunicación de masas».
La autoridad del servidor indígena en la comunidad es un referente moral para el pueblo: debe no solo enseñar sino vivir lo que enseña, la fidelidad basada en la fe y en la gratuidad del servicio viviendo sus mandamientos. Ama killa, ama llulla, ama shwa, que significa no ser ocioso, no mentir, no robar, para tener armonía. La sinceridad y honestidad debe ser la luz que, como antorcha, alumbra a los de la casa para que viendo sus buenas obras glorifiquen a Dios, que está en el cielo.
En esta fiesta se sintió esa fraternidad y alegría del encuentro de los hermanos venidos desde los cuatro puntos cardinales de nuestro Ecuador.


Rafael Cob;  Obispo de Puyo. Ecuador

La alegría signo del evangelio anunciado.

La alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera. La experimentan los setenta y dos discípulos, que regresan de la misión llenos de gozo (cf. Lc 10,17). La vive Jesús, que se estremece de gozo en el Espíritu Santo y alaba al Padre porque su revelación alcanza a los pobres y pequeñitos (cf. Lc 10,21). La sienten llenos de admiración los primeros que se convierten al escuchar predicar a los Apóstoles «cada uno en su propia lengua» (Hch 2,6) en Pentecostés. Esa alegría es un signo de que el Evangelio ha sido anunciado y está dando fruto. Pero siempre tiene la dinámica del éxodo y del don, del salir de sí, del caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá. El Señor dice: «Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido» (Mc 1,38). Cuando está sembrada la semilla en un lugar, ya no se detiene para explicar mejor o para hacer más signos allí, sino que el Espíritu lo mueve a salir hacia otros pueblos.

La Palabra tiene en sí una potencialidad que no podemos predecir. El Evangelio habla de una semilla que, una vez sembrada, crece por sí sola también cuando el agricultor duerme (cf. Mc 4,26-29)

 

Papa Francisco, La alegría del evangelio, nº 21

lunes, 26 de marzo de 2018

VIA CRUCIS 2018 escrito por 15 jóvenes al Papa


12 chicas y 3 chicos presentan un encuentro personal con Jesús camino a la cruz, en el que insertan situaciones del momento actual. Así son las meditaciones que se leerán este Viernes Santo en el Coliseo romano.

«En la oscuridad resplandecerá la luz»
«Jesús condenado a muerte». En la primera estación, Valerio lamenta la injusticia de la multitud que prefiere salvar a Barrabás y no al Señor, rogándole su ayuda para saber elegir en la vida ante las opciones que se presentan.
«Jesús con la cruz a cuestas». En la segunda estación, María y Margherita, señalan que la cruz, «símbolo para el hombre de humillación y dolor, se reverla ahora, por la gracia de su sacrificio, como una promesa: de toda muerte resurgirá la vida y en toda oscuridad resplandecerá la luz».
«Jesús cae por primera vez». En la tercera estación, Caterina le dice al Señor: «Con tu coraje nos enseñas que los fracasos y las caídas no deben detener nunca nuestro camino y que tenemos siempre una opción: rendirnos o levantarnos contigo».
«Jesús se encuentra con la Madre». En la cuarta estación, Agnese le pide ayuda al Señor para recordar siempre «el ejemplo de María, que aceptó la muerte de su hijo como misterio grande de salvación»… Para vivir siempre «con la mirada puesta en el bien de los otros ya morir en la esperanza de la resurrección y la certeza de que nunca estamos solos, ni abandonados por Dios ni por María, madre buena que lleva siempre en su corazón a su hijos».
El coraje de ser como el Cirineo
«El Cireneo ayuda a Jesús a llevar la cruz». En la quinta estación, Chiara, le ruega al Señor «haz que cada uno de nosotros pueda encontrar el coraje de ser como el Cireneo que lleva la cruz y sigue tus pasos». Que cada uno de nosotros sean tan humilde y fuerte como para llevar la cruz de los que encontramos…para estar abiertos al encuentro también en la diversidad».
«La Verónica enjuga el rostro de Jesús». En la sexta estación, Cecilia, le ruega a Jesús: «dame la fuerza para acercarme a las otras personas, a cada persona, joven o vieja, pobre o rica, querida o desconocida, y de ver en sus rostros tu rostro…».
«Jesús cae por segunda vez». En la séptima estación, Francesco, le pide al Señor: «Recuérdanos que cuando nos equivocamos y caemos, si estamos contigo y nos aferramos a tu mano, podemos aprender y volvernos a levantar… Haz que los jóvenes podamos llegar a todos tu mensaje de humildad y que las generaciones futuras abran los ojos hacia ti y sepan comprender tu amor…»
Afrontar los desafíos de la vida como Jesús
«Jesús que encuentra a las mujeres de Jerusalén» En la octava estación, Sofía reza así: Señor, haz que yo, junto con las mujeres y los hombres de este mundo, podamos ser cada vez más caritativos para con los más necesitados, como hacías tú»
«Jesús cae por tercera vez». En la novena estación, Chiara le ruega a Jesús: «danos el coraje de ir adelante en nuestro camino. Haz que acojamos hasta el fondo la esperanza y el amor que nos has donado. Que todos puedan afrontar los desafíos de la vida, con la fuerza y la fe con la que tú has vivido  los últimos momentos en tu camino hacia la muerte en la cruz».
«Jesús es despojado de las vestiduras». En la décima estación, Greta le ruega al Señor«…haz que podamos ver siempre la dignidad de los demás, estimarla y custodiarla».
Las Palabras de Jesús no son como las de Internet
«Jesús clavado en la cruz». En la undécima estación, Greta escribe que «hoy en el mundo de Internet, estamos tan condicionados por todo lo que circula en red que a veces dudo también de mis palabras. Pero tus palabras son distintas, son fuertes en su debilidad. Tú nos has perdonado, no tienes rencor, has enseñado a dar la otra mejilla y has ido más allá, hasta el sacrificio total de tu persona». Y le ruega al Señor: …«haz que ante una injusticia, yo pueda tener el coraje de tomar las riendas de mi vida y actuar de modo distinto».
«Jesús muere en la cruz». En la duodécima estación, Dante escribe: «Es un misterio grande Jesús: nos amas muriendo, habiendo sido abandonado…». Y le ruega al Señor: «…abre mis ojos, haz que yo vea aun en los sufrimientos, en la muerte, en el fin que no es verdadero fin. Perturba mi indiferencia con tu cruz…».
«Jesús que es bajado de la cruz». En décimo tercera estación, Flavia reza así: «Señor, has que en nosotros esté siempre viva la esperanza, la fe en tu amor incondicional. Haz que podamos mantener siempre viva y encendida la mirada hacia la salvación eterna y logremos encontrar alivio y paz en nuestro camino».

«Jesús que  es puesto en el sepulcro». En la decimocuarta estación, Marta le ruega: «Señor… Tú que no miras lo superficial, sino que ves lo secreto y profundo escucha nuestra voz; haz que podamos descansar en ti, reconocer en ti nuestra naturaleza, ver en el amor de tu rostro dormido nuestra belleza perdida.

miércoles, 7 de marzo de 2018

MUJERES VALIENTES

Con motivo del Día Internacional de la Mujer,
Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere sacar a la luz y mostrar a mujeres
valientes, luchadoras, auténticas, arrolladoras…
Mujeres de almas tomar. 


CLAVES BUENA CONVERSION


Sacar provecho a la propia personalidad, una buena compañía, un testimonio cercano y una invitación a un grupo de cristianos son las claves que ha observado en la mayoría de las conversiones el sacerdote Ramón Rosal, quien deja caer que la ausencia de Dios está en el trasfondo de muchas enfermedades de la psique

Dedicado durante décadas a la pastoral con los no creyentes –«en la periferia, como dice el Papa»– el sacerdote Ramón Rosal, doctor en psicología, acaba de publicar "Cincuenta ateos y agnósticos convertidos al cristianismo" (CCS), que además de una colección de biografías de conversos conocidos y desconocidos es un estudio de los diferentes procesos psicológicos que intervienen en la conversión de una persona.

Rosal, durante muchos años psicólogo clínico en el Instituto Erich Fromm de Psicoterapia Integradora Humanista de Barcelona, fundado por él, ha identificado diecinueve tipos de situaciones y experiencias psicológicas que juegan un papel importante como desencadenante de estos procesos, y describe el potencial psicológico que puede favorecer esta experiencia de «encuentro profundo» con Dios.

Así, destaca el papel de la identidad personal de cada individuo como el sustrato en el que Dios empieza empieza a edificar: «en las conversiones que he estudiado he visto la importancia de las emociones y las intuiciones en el proceso de las personas más sensibles; en otras más intelectuales, por ejemplo, Dios entra por la razón de estas personas. Dios no nos anula a la hora de entrar en nuestra vida, sino que trabaja con lo que ya somos».

Así, cita al famoso filósofo de la ciencia y propagandista ateo Anthony Flew, quien tras convertirse afirmó que fue precisamente la ciencia la que le había llevado al conocimiento de la existencia de un Dios creador; o el filósofo García Morente, que gracias a su sensibilidad estética pudo reconocer la presencia de Jesús junto a él una noche oyendo un fragmento de Berlioz; o Paul Claudel, admirador del arte que fue cautivado por la fe cristiana que emana de las piedras de la catedral de Notre Damme; o Edith Stein, cuya inquietud intelectual le llevó a abrir y leer hasta el final el "Libro de la vida" de santa Teresa de Jesús.

De este modo, «Dios se vale de nuestras aficiones y de nuestras características humanas para entrar en nuestra vida. Dios no nos anula. El acto de fe es una colaboración de la gracia divina con el hombre. No es que todo lo haga Dios y nosotros estemos pasivos; lo principal es la gracia, pero luego el ser humano facilita u obstaculiza esa acción de Dios».

El proceso de conversión

Pero hay algo más decisivo que interviene en la conversión de una persona. «Me he encontrado con que, a pesar de que hay una gran variedad, en casi todos los casos que he estudiado hay un amigo cristiano o una admiración hacia otros cristianos –lo que se llama habitualmente "mediación"– que le han llevado de la mano hasta la fe».

Por eso resalta la importancia de la existencia de un fuerte vínculo previo a la hora de acompañar a otra persona en este proceso. «En la gran mayoría de las personas que he investigado tuvo especial relieve el testimonio de cristianos, amigos, escritores… Por eso es bueno que haya un buen vínculo antes de pasar a una conversación más profunda. Si no lo hay, si no hay esa confianza, no es provechoso. Incluso haber trabajado juntos en algo humanizador, compartir juntos algo valioso desde el punto de vista humano, es la mejor base para un diálogo posterior, a solas, en el que tú puedas comunicar tus convicciones religiosas».

Una experiencia personal

En esto, Rosal menciona su propia experiencia, pues en el libro recoge siete casos de personas a las que él mismo ha acompañado en estos últimos años. «Con todos ellos había una amistad previa, un vínculo común. Son expacientes míos, alumnos o psicólogos miembros de mi equipo en el que existía una buena colaboración humana. Cuando les conocí, ellos no sabían que era sacerdote y tampoco que fuera católico. Esto lo han sabido cuando convenía, porque primero existió una relación de confianza».

Para Rosal, el problema es que «muchos tienen una visión muy deformada de la fe, alimentada con caricaturas y prejuicios, y eso frena mucho una conversión. La mejor estrategia entonces es ir derrumbando prejuicios poco a poco, ir suscitando la curiosidad». Y añade también la importancia de utilizar «un lenguaje no convencional, una forma de hablar que no rechine en los oídos de los alejados y que sea atractiva para ellos».

Así, «después de haber hablado varias veces y de responder a algunas preguntas, llega el momento de dar tu testimonio personal de vida, que el otro sepa por qué crees, de dónde te viene vivir así, de dónde viene tu fe. Y luego es muy positivo invitarle a algún grupo de cristianos, a un rato de oración o de intercambio de experiencias, a alguna reunión en la que se hable de un tema interesante. Ofrecer al otro un buen ambiente ayuda mucho», reconoce el padre Ramón Rosal.

«Que Jesús sea el alimento de tu vida»

Además de su actividad en el Instituto Erich Fromm, el padre Rosal ha organizado durante años unos encuentros semanales dirigidos tanto a cristianos como a agnósticos que valoran la figura de Jesucristo, «porque hay muchos no cristianos que tienen a Jesús como inspiración de su vida». Recuerda especialmente cuando en la Eucaristía «ellos hacían su comunión espiritual: se ponían en la cola y cuando llegaban a mí yo les daba la bendición y pedía para ellos que Jesús fuera el alimento de su vida. "Eso es más bonito de lo que nos dices a nosotros", me decían los otros entre risas».

¿Está la ausencia de Dios en el trasfondo de muchas enfermedades de la psique? Ramón Rosal responde que «por nuestro instituto han pasado cerca de 4.000 pacientes, y de ellos solo algo menos del 14 % se han declarado creyentes. Eso a mí me hace pensar, porque en la calle hay ateos y agnósticos, pero no tanto… Hay quien tiene la hipótesis de que la fe ayuda a evitar trastornos psicológicos. Yo solo me remito al porcentaje. Pero es que en los últimos tres años, el porcentaje de creyentes se ha reducido más todavía: hoy está en menos del 10 %, cuando al mismo tiempo los problemas de trastornos psicológicos han ido en aumento. Yo creo que de ahí se pueden sacar algunas conclusiones…»

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo


​Tomado de: http://www.alfayomega.es/143840/las-claves-de-una-buena-conversion